Sidra asturiana, de España para el mundo!

La palabra sidra proviene del griego “sikera” y del latín “sicera”, dicha palabra fue cambiando hasta que en el lenguaje asturiano se acuño la palabra “sidra”. En la antigüedad se usaban las manzanas solamente para preparar el famoso “mosto” aunque hay personas que afirman que los egipcios y hebreos ya conocían la sidra. Es en el libro “Vida de Santo Domingo de Silos” donde se usó por primera vez el término como lo conocemos actualmente.

La sidra ha sido por largo tiempo una bebida muy especial, para su producción, se tienen que seguir una serie de pasos importantísimos para que tengamos una bebida de gran calidad. El clima de la zona del principado de Asturias es el lugar propicio para que el árbol del manzano pueda crecer sin problema alguno.
Todo empieza desde la selección de la manzana, estas se cortan directamente del árbol, las manzanas que ya han caído no se usan debido a que están demasiado maduras y no tienen la calidad suficiente.

La producción de la sidra debe de hacerse con mucho cuidado, debido a que los manzanos producen frutos no siempre en la misma cantidad, esto significa que una cosecha puede dar muchas manzanas pero la siguiente no correrá con la misma suerte. La sidra asturiana posee cerca de 4° de alcohol y esto depende de la poca azúcar que se le agregó durante el proceso de fermentación.

El sabor refrescante de la sidra la convierte en la bebida perfecta para disfrutar en la temporada de otoño.

Un comentario

  1. artemisa
    22/08/2012 at 4:06- Contestar

    magnifico gracias marco por compartir

Deja un comentario