En Vinos y licores

Frangélico, el licor divino

Hecho a base de avellanas silvestres de Piamont, únicas del norte de Italia, tostadas y molidas con alcohol y agua, que se dejan macerar para liberar su aroma y sabor, creando una mezcla  con extractos naturales obtenidos de semillas de café tostadas, cacao, vainilla, raíces de ruibarbo, flores de naranjas dulces, moras y otros frutas y especias, madurado en barriles de roble que da como resultado un líquido dulce, color claro con tonos dorados y un delicado y elegante sabor.

El licor fue inventado en el año 1600 y se le atribuye su creación a Fray Angélico, un monje ermitaño que habitaba en las colinas de Piamonte en Italia, famoso por producir alimentos y bebidas únicas de sabor inigualable. Frangélico es la abreviatura del nombre de su inventor y su envase, tiene la forma de un hábito de monje con un cinturón de cuerda alrededor.

La familia Barbero obtuvo la receta y elaboraron el licor sin cambiar en absoluto sus ingredientes y medidas.

El Frangélico, puede tomarse sólo después de la comida, con hielo para refrescarse o como Pousse Café y es excelente ingrediente para diversos cócteles, helados y postres.

#MBbepresent

Share Tweet

Marco Beteta

Mexicano, entrepreneur, artista plástico y sibarita. Su vida gira en torno al buen vivir, la gastronomía, el arte, los viajes y la cultura; explorando nuevas tendencias y experiencias en restaurantes, hoteles, spas y destinos, para recomendar y compartir con todos sus fans, followers y lectores.

Previous PostRoger Federer y Moët & Chandon
Next PostIrish Monk Cocktail

No Comments

Leave a Reply