De la tierra a la botella, la transformación del tomate en vino

Creado por casualidad, el vino de tomate denominado Omerto  fue creado por el bisabuelo de Pascal Miche, un habitante de Charlevoix de la provincia de Quebec en Canadá, que en vez de viñedos, cuenta con un pequeño sembradío de tomates.

Pascal Miche, luego de seleccionar cuidadosamente sus tomates, utiliza los mismos procesos para el vino: machacado que sustituye al despalillado/estrujado, vinificación, maceración y prensado. Antes de lograrlo, probó 16 especies de tomates antes de escoger los más resistentes al clima de Quebec: tomates rojos de la variedad sub-ártica, amarillos y los negros Black Cherry.

La transformación de tomate en vino toma cerca de nueves meses y produce un líquido claro, dorado, con 18% de alcohol. Pero es imposible saborear el tomate en el producto final: un vino seco y otro suave que se parecen más a un pineau des Charentes que a un chardonnay blanco.

Por ahora su vino de tomate se comercializa sólo en Canadá, pero se está trabajando para su distribución en Estados Unidos y Europa, en especial en Francia, Alemania y el Benelux.

Definitivamente un vino fuera de lo ordinario y único en el mundo!

#MBbepresent

Deja un comentario