En

The Red Duck

Fui a The Red Duck (no por primera vez) exclusivamente a tomar un café con un acompañante por un lapso no mayor a 45 minutos. Cabe mencionar que en establecimiento no había NINGUNA, NI SIQUIERA UNA MESA OCUPADA EN EL LUGAR siendo las 8:17 pm. La cuenta fue de 175 pesos por dos cafés y obviamente al preguntar el por qué de la cuenta tan elevada por dos cafés, el gerente argumentó que por el cobro de 2 cubiertos cuando no probamos bocado e incluso no nos sentaron en una mesa con cubierto, sino en una sala que se encuentra dentro del restaurante. Como verán, mi mensaje no va dirigido a lo que me costó pagar esa cuenta y mucho menos a pretender un reembolso que no me hace falta, sino a criticar el abuso ,la mala actitud y falta de criterio de su personal, específicamente de la gerencia, que argumentó seguir las políticas de la empresa que al día de hoy, me imagino, generan que no exista ni siquiera un comensal en viernes por la noche. Ojalá y presten atención a mi mensaje y que el corporativo tome cartas en el asunto, ya que evidentemente tras esta lamentable experiencia no me atrevería a regresar ni recomendar a The Red Duck.

Share Tweet

Marco Beteta

Mexicano, entrepreneur, artista plástico y sibarita. Su vida gira en torno al buen vivir, la gastronomía, el arte, los viajes y la cultura; explorando nuevas tendencias y experiencias en restaurantes, hoteles, spas y destinos, para recomendar y compartir con todos sus fans, followers y lectores.

Previous PostDon Asado (Parrilla Uruguaya)
Next PostSalón Corona