En

Tahona

Fui con mi familia (2 adultos 2 adolescentes) pedimos nuestras cenas y departíamos alegremente. Sin embargo por accidente se cayó una taza de capuchino al suelo rompiéndose. (una mesa cuadrada para cuatro deja poco espacio).

No se acercó nadie a verificar que había pasado, ni siquiera a limpiar o barrer los cristales y restos de café. Al momento de pedir la cuenta me entregan un ticket y con lapicero le enciman “capuchinera $35.00”. Le pregunto al mesero de que es ese cargo y me dice que de la taza que se rompió a lo cual le pido que no me parece justo pues no se rompió intencionalmente a lo que me contesta que “si no la paga nos la cobran a nosotros”. (Aún no limpiaban ni levantaban cristales) pedí que en todo caso me lo incluyeran en mi cuenta y me expidieran mi factura correspondiente. Se molestó la señorita que hace las facturas y casi me querían correr del establecimiento. En ningún restaurante me ha pasado eso, y si me ha tocado que se rompan platos y tasas pero lo primero por lo que se preocupan en esos casos es porque el servicio sea bueno y nunca me habían cobrado nada.

Share Tweet

Marco Beteta

Mexicano, entrepreneur, artista plástico y sibarita. Su vida gira en torno al buen vivir, la gastronomía, el arte, los viajes y la cultura; explorando nuevas tendencias y experiencias en restaurantes, hoteles, spas y destinos, para recomendar y compartir con todos sus fans, followers y lectores.

Previous PostBroka Bistrot
Next PostAzul Histórico