Suntory del Valle

El lunes 5 de octubre, fui con nueve amigos más, a comer al Suntory del Valle. Entré al tocador, encontré dos anillos al lado del lavabo, los tomé y entregué a un mesero del lugar. Al día siguiente me entero que una de mis amigas había dejado sus anillos en el baño del restaurante, le indiqué que yo los recogí y entregué al meseroya en el salón de Tepanyaqui. Hablamos al restaurante y resulta que nadie sabe nada ni asumen responsabilidad. Al día siguiente acudí y llamaron a los empleados a ver si reconocía a alguno (lo cual fue desagradable) me surgió duda respecto a uno, me dijeron que faltaban otros que estaban de descanso. Pregunté por las cámaras de seguridad y resulta que no tienen. Dado el nivel del lugar, deben tener más cuidado con la seguridad y las personas que contratan. La dueña de los anillos ha hablado y le responden de forma grosera. Insisto, los anillos se los dí en la mano a un mesero!!!

Los comentarios han sido cerrados.