En

Sanborns Peralvillo

Nadie nos recibió a la entrada del restaurante, luego de sentarnos en una mesa desocupada ninguna mesera se acercó a atendernos. Una vez que llegó la mesera llegó con una muy mala actitud. Nadie verificaba el servicio de la mesera porque no había gerente, tal vez por eso siempre está vacío.

Share Tweet

Marco Beteta

Mexicano, entrepreneur, artista plástico y sibarita. Su vida gira en torno al buen vivir, la gastronomía, el arte, los viajes y la cultura; explorando nuevas tendencias y experiencias en restaurantes, hoteles, spas y destinos, para recomendar y compartir con todos sus fans, followers y lectores.

Previous PostCosteñito
Next PostNovecento Santa Fe