Retro

El restaurante se llama “Retro” y esta ubicado en la Col. Lindavista justo sobre Montevideo, no se que número a decir verdad. Llegamos a las 11am y aún estaban lavando el lugar, cosa que supongo yo no tiene nada de malo. Fuimos a dar una vuelta y al regresar aún seguían limpiando pero el señor que estaba de mesero nos invito a pasar. Al entrar nos ofrecieron una mesa y fue todo, había gente que no estaba haciendo absolutamente nada por atendernos o por ayudar. Se tardaron sin mentir mas de 10 minutos en recordar que estábamos ahí y darnos la carta. Cuando lo hicieron, llegaron más comensales: un grupo de 8 chavos a los cuales ya conocían y no tardaron ni 5 minutos en acomodarles unas mesas y darles inmediatamente la carta. Le llamamos al chico para ordenar y oh sorpresa nos dijo “permítanme tantito” y fue a tomar la orden de los chicos, quienes aún ni si quiera habían terminado de ordenar. El mesero llevo la orden a la cocina y fue a atender a otros comensales que venían entrando. Nuevamente tardo otros aproximadamente 10 minutos en recordar que existiamos y tomar nuestra orden, de mala gana por cierto. La cocina atendió las ordenes primero las de los chicos, las de los otros comensales que ordenaron después de nosotros y la de otros comensales que habían llegado después, la nuestra fue atendida al último. Decidimos esperar por que para nosotros era una fecha especial, era nuestro aniversario. Al momento de llegar la comida, esperamos y deseamos en Dios que valiera lo que nos costaría y nos equivocamos. No es que estuviera fea la comida, simplemente no tenía ni buen sabor ni buena presentación :( decidimos ordenar unas papas fritas con toda nuestra orden y jamás llegaron a nuestra mesa y las cuales pedimos y le recordamos al mesero unas 3 veces. Ya con la paciencia perdida decidimos pedir la cuenta e irnos para no volver nunca, fue en la cuenta donde vimos que nos cobraron las papas! Ni si quiera nos las habíamos comido y tuvieron el descaro de cobrarlas. Le comentamos al mesero lo que estaba sucediendo y el nos contesto “aunque no se las hayan comido, las ordenaron y se las tengo que cobrar” le dije ya molesta que ni si quiera las habían cocinado que entonces no tendrían por que cobrarlas, y el mesero dijo “si, llevan un rato en la freidora” y le dije que pues se las diera a alguien mas por que yo no iba a pagar por algo que no había comido ni había llegado a mi mesa. Después de una acalorada discusión mi novio decidió dejar en la mesa solo el dinero de lo que habíamos consumido, nos pusimos de pie y en la puerta nos detuvo el mesero con el plato de unicel de papas en la mano y diciendo “aquí están sus papas” yo honestamente quería irme y listo, pero mi novio y el mesero discutieron mas, un señor comensal dijo “denme las papas a mi y yo las pago por que yo pedí unas hace media hora y no han llegado”, a lo cual el mesero respondió “no se pueden ir sin pagar sus papas o le llamare a la patrulla” con ese comentario nos ofendió muchísimo por que estaba insinuando que le estábamos robando y no se si por temor decidí pagarle, llevarme mis papas e irnos. En el camino discutimos sobre si debíamos irnos sin papas o papas, ya que además de todo al abrir el plato de unicel y morder la primera papa, por dentro seguían crudas y congeladas. Pensamos en regresar a reclamar, pero con tal de no tratar de nuevo con el mesero y el gerente, que solo le limitaba a ver, decidimos irnos lejos de ahí y ya no regresar nunca. No solo nos estaban dando un mal servicio a nosotros si no también a los otros comensales, se me hace una injusticia que a los chicos que llegaron los atendieran rapidísimo y con mucha candidez y a nosotros nos trataran como basura. Además de las groserías que nos hizo el mesero y el cocinero al darnos y cobrarnos unas papas fritas medio echas. Definitivamente un lugar al que nunca regresaría en mi vida. Mucho menos en una fecha especial, ya que no solo nos arruinaron la comida sino también el día por que perdimos mucho tiempo y ya no llegamos a la función de cine de la cual teníamos boletos.

Los comentarios han sido cerrados.