En

Restaurante Emilio

Resulta que primero, te sientan en un lugar y luego te dicen que ya llegó quién reservo esa mesa. Después, nos cobran de más en unos tragos y luego dicen que el acaban de cambiar el sistema y no se homologan los precios y me quitan el ticket y me los cobran más caros. A mi, qué me importa sus peripecias. Solo vamos a comer porque queremos un buen servicio. Ya van dos veces.

Share Tweet

Marco Beteta

Mexicano, entrepreneur, artista plástico y sibarita. Su vida gira en torno al buen vivir, la gastronomía, el arte, los viajes y la cultura; explorando nuevas tendencias y experiencias en restaurantes, hoteles, spas y destinos, para recomendar y compartir con todos sus fans, followers y lectores.

Previous PostTamales Gourmet: El Monasterio
Next PostHotel Hacienda Tres Ríos