Restaurante Emilio

Resulta que primero, te sientan en un lugar y luego te dicen que ya llegó quién reservo esa mesa. Después, nos cobran de más en unos tragos y luego dicen que el acaban de cambiar el sistema y no se homologan los precios y me quitan el ticket y me los cobran más caros. A mi, qué me importa sus peripecias. Solo vamos a comer porque queremos un buen servicio. Ya van dos veces.

Los comentarios han sido cerrados.