En

Pujol

Pedimos un vino blanco para acompañar el menú y el sommelier, que no merece tal nombre, nos trajo su vino sugerido recién sacado del refrigerador a 4•C de temperatura. Al decirle que eso no era correcto, me sugirió atemperarlo, es decir ¡calentarlo!. Terrible, fatal tratándose del mejor restaurante de México.

Share Tweet

Marco Beteta

Mexicano, entrepreneur, artista plástico y sibarita. Su vida gira en torno al buen vivir, la gastronomía, el arte, los viajes y la cultura; explorando nuevas tendencias y experiencias en restaurantes, hoteles, spas y destinos, para recomendar y compartir con todos sus fans, followers y lectores.

Previous PostMIT Steak Bar
Next PostSuntory del Valle