En

MIT Steak Bar

Fuimos un grupo de amigos y el mesero no nos entregó cartas, en vez de eso solo nos preguntó: “¿qué van a querer?”, después nos trató como si fuéramos a pedir todo regalado. Incluso tuvimos que pedir cambio de mesero y explicamos la razón al capitán.
Pedimos al centro dos platos y uno cada uno; el corte que yo pedí estaba seco, sobre cocido y era muy pequeño para 400 gr, pero lo realmente malo no fue todo eso, sino que 4 de 5 nos enfermamos del estómago esa noche. Escribí al restaurante y nunca me contestaron. Definitivamente no regreso a comer ahí.

Share Tweet Pin It +1

Marco Beteta

Mexicano, entrepreneur, artista plástico y sibarita. Su vida gira en torno al buen vivir, la gastronomía, el arte, los viajes y la cultura; explorando nuevas tendencias y experiencias en restaurantes, hoteles, spas y destinos, para recomendar y compartir con todos sus fans, followers y lectores.

Previous PostEl taquito
Next PostPujol