La Morena

Fui a cenar y en la barra se paseaba felizmente una cucaracha, tuvimos que decirle al mesero para que la matara. Le hablamos al capitán que no estaba y el encargado no dio más que un “que pena”. No vuelvo, deberían fumigar más seguido sobre todo sabiendo lo común que es ver cucarachas en la Condesa.

Los comentarios han sido cerrados.