IHOP Universidad

Fuimos a comer al IHOP Patio Universidad que recién acaba de abrir sus puertas, pero en principio, tenían un verdadero desorden en cuanto, a la lista de espera se refiere. Una vez que esperamos a que nos asignarán mesa nos sentamos y pedimos nuestros alimentos, que llegaron casi 25 minutos después, pues supongo que no se daban abasto en la cocina y los meseros aunque atentos no podían con la presión del cliente pidiendo sus platillos y la cocina no los tenía. Cuando nos trajeron nuestras bebidas casi nos da un infarto los vasos super sucios, son de plástico así que ya se imaginarán el tocarlos era una sensación espantosa, pues se sentían llenos de grasa. Los hicimos cambiar, y lo hicieron pero el asco de la primera impresión no se nos quito.

Los comentarios han sido cerrados.