En

Hotel Castillo de Santa Cecilia, Guanajuato

Llegamos a las 6 de la tarde a comer. Nos dijeron que se habían acabado las arracheras; a la media hora dijeron que tampoco filete de res, que se había ordenado. Nos sirvieron un filete de pescado crudo.

Pedimos un caldo tlalpeño que resultó una sopa minestrone que regresamos y nos la sirvieron de nuevo con un chile chipotle y una rebanadita de aguacate. Al final nos hicieron el “favor” de descontarlos de la cuenta. Pero nos fuimos sin comer.

Share Tweet

Marco Beteta

Mexicano, entrepreneur, artista plástico y sibarita. Su vida gira en torno al buen vivir, la gastronomía, el arte, los viajes y la cultura; explorando nuevas tendencias y experiencias en restaurantes, hoteles, spas y destinos, para recomendar y compartir con todos sus fans, followers y lectores.

Previous PostBiko
Next PostOliver Inn Querétaro