Bistrot Arlequín

La comida del lugar es buena. Pero nos pasó algo muy desagradable. Llegó una tipa en mal estado y pasó de hablar en voz alta hasta tumbarle la bolsa a mi amiga, gritarnos a los de varias mesas que éramos una mierda y terminar con insultos homofóbicos a mi mesa.

Todo esto sin que los meseros o dueños hicieran algo para controlarla, incluso venía la mesera a su mesa y la abrazaba. No hubo disculpa alguna (ni siquiera un comentario) aunque se los comenté con toda la educación por twitter. El lugar es bueno, pero este tipo de experiencias hacen que no quieras volver nunca. Gracias por su atención

Los comentarios han sido cerrados.