En

Bellini

Recientemente fui a comer al restaurante Bellini y fue un enorme error. Fuera del atractivo de contar con vistas panorámicas de la Ciudad de México, tanto la ambientación como la comida son de una pobreza que no van acordes con los altos precios que manejan. En mi caso, invité a una persona muy especial porque quería que experimentara una noche inolvidable y absolutamente todo fue una decepción. Independientemente del dinero que gasté, más de 2 mil pesos, la cena parecía haber sido hecha por mí (que no sé cocinar) con ingredientes de calidad cuestionable y que parecían salidos directamente de la lata. De los restaurantes más malos que he visitado.

Share Tweet Pin It +1

Marco Beteta

Mexicano, entrepreneur, artista plástico y sibarita. Su vida gira en torno al buen vivir, la gastronomía, el arte, los viajes y la cultura; explorando nuevas tendencias y experiencias en restaurantes, hoteles, spas y destinos, para recomendar y compartir con todos sus fans, followers y lectores.

Previous PostLa Casa de Pepe el Churro
Next PostMoshi Moshi