Bellini

Recientemente fui a comer al restaurante Bellini y fue un enorme error. Fuera del atractivo de contar con vistas panorámicas de la Ciudad de México, tanto la ambientación como la comida son de una pobreza que no van acordes con los altos precios que manejan. En mi caso, invité a una persona muy especial porque quería que experimentara una noche inolvidable y absolutamente todo fue una decepción. Independientemente del dinero que gasté, más de 2 mil pesos, la cena parecía haber sido hecha por mí (que no sé cocinar) con ingredientes de calidad cuestionable y que parecían salidos directamente de la lata. De los restaurantes más malos que he visitado.

Los comentarios han sido cerrados.