Bellaria Ristorante Masaryk

Una vergüenza, no respetan las reservaciones nunca y cuando logras una mesa después de esperar y esperar, la decepción es mayúscula. La segunda y última vez que fui me cobraron de más y al reclamar el gerente se tardó una eternidad en rectificar la cuenta. Obviamente no dejamos propina y no lo van a creer, el valet parking (que siempre que hay problemas es independiente al restaurante, pero esta vez no) después de otra larga espera, al preguntar por qué no llegaba el auto, nos contestó que no podía entregarlo porque “parece que no han pagado la cuenta completa”. Al reclamarle al gerente contestó que faltaba la propina. Hasta hacerle ver que la retención del auto era ilegal y que llamaríamos a la policía ¡lo entregaron!

Los comentarios han sido cerrados.