Aromas

by Cynthia Romero
Lo visité en las primeras semanas de abierto, literal los niños de las dueñas jugaban y gritaban en la sala que está subiendo, la carta muy simple y sin chiste, el lugar empezó a llenarse y los meseros no sabían qué hacer, empezaron a traer más sillas y mesas en ese momento, las dueñas solo pasaban de mesa en mesa saludando y disculpándose, en lugar de estar en la cocina agilizando lo que los comensales ordenaban, el lugar y la decoración son agradables (claro sin niños gritando) el precio sobre valuado para lo que realmente es, mil veces una baguette en City market tiene más sabor, o mucho mejor comer en La Lorena a unos pasos de ahí es garantía de calidad y buena atención.

Los comentarios han sido cerrados.