5 señales de que estas exagerando en el cardio

Cardio- Ana Paula Carral

Cuantas veces haz escuchado tienes que hacer más ejercicio, y como una gran parte de la población padece obesidad  fomentar a la gente a hacer más ejercicio parece algo fundamental.

Para muchas personas esto significa caminar, correr, andar en bici, o cualquier otro ejercicio cardiovascular que aumente el ritmo cardiaco y queme calorías. El ejercicio cardiovascular por supuesto que tiene muchos beneficios para la salud, pero puede llegar a ser demasiado.

De hecho, hacer demasiado ejercicio cardiovascular puede hacer que no logres los resultados que estas buscando. Aquí te decimos algunos indicadores que pueden sugerir que esto es justo lo que esta pasando, así como una solución simple para volver al camino correcto.

1. Tu cuerpo no se ve tonificado

Utilizar el cardio como tu ejercicio principal puede ayudarte a perder peso pero dejarte con un cuerpo flácido y sin tono muscular.

Tu composición corporal (relación tejido magro – tejido graso) determina la forma que tu cuerpo adquiere. Reducir la grasa corporal al mismo tiempo que se reduce el tejido muscular (como sabemos sucede durante el cardio) puede hacer que tu composición corporal ¡no cambie en nada!

2. Tu cuerpo se aferra a la grasa desesperadamente

Cunado se trata de deshacerse de la grasa, muchas personas aumentan el ejercicio cardiovascular. Sin embargo los efectos quema grasa del ejercicio cardiovascular duran poco. Una vez que terminaste de hacer ejercicio el metabolismo de tu cuerpo rápidamente vuelve a su estado normal. Si el cardio es tu ejercicio preferido te vez obligado ha hacer más y más para seguir teniendo buenos resultados.

Esto se convierte en un problema por que mucho entrenamiento cardiovascular puede llevar a una masa muscular disminuida. Si tu cuerpo pierde aunque sea un poquito de músculo, tu tasa metabólica en reposo (cuantas calorías quemas cuando no estas haciendo ejercicio) disminuye aún mas. Tu cuerpo empieza a quemar grasa muy despacio… a menos que hagas mas cardio, se convierte en un círculo vicioso.

3. Estas invadido por dolores articulares crónicos

Muchas formas de ejercicio cardiovascular pueden llevar a  pequeñas o grandes lesiones relacionadas con el uso excesivo de las articulaciones. Tu cuerpo recibe un golpeteo a través de las tobillos, rodillas, caderas y espalda baja cuando corres. Andar en bicicleta promueve una mala posturas en tus hombros y espalda.

Incluso la natación que se supone que es un amigable con las articulaciones puede causar problemas en el los hombros a lo largo del tiempo.

Escucha a tu cuerpo. ¿Cómo se sienten tus articulaciones todos los días? Si tienes articulaciones que duelen y truenan regularmente, entonces tu cuerpo probablemente necesita un cambio de ritmo.

El dolor articular crónico se desarrolla a lo largo del tiempo por lo que muchas veces pasa desapercibido. Es probable que no sientas un cambio en tu cuerpo de un día para día para otro pero un exceso de cardio puede pasarle la factura a tus articulaciones sin que ni siquiera te des cuenta.

4. Siempre estas cansado/a

El ejercicio es una forma de estrés – es estrés físico. Estresar a tu cuerpo con ejercicio es lo que hace que mejoremos físicamente con el tiempo. Sin embargo el cuerpo también tiene una capacidad limitada para lidiar con el estrés de cualquier forma. Si expones a tu cuerpo a mucho cardio al mismo tiempo que estas lidiando con otros estresores (trabajo, relaciones personales) tu cuerpo no será capaz de hacerle frente a todo.

Muchas veces, el primer síntoma de estar sobre estresado es una disminución importante de energía. El cuerpo no puede recuperarse de la rutina de cardio tan demandante al mismo tiempo que esta lidiando con otros estresores de la vida. Y el resultado es que estas cansado, desgastado y estas susceptible a enfermedades y lesiones.

5. La solución es añadir ejercicios de fuerza a tu rutina

Si estas experimentando alguno de estos síntomas de cardio excesivo, es probablemente tiempo de considerar cambiar tu rutina. El entrenamiento de fuerza es el complemente perfecto al ejercicio cardiovascular.

Primero, el entrenamiento de fuerza (pesas) ayuda a tu cuerpo a mantener la masa muscular. Aumentar la masa muscular incrementará tu tasa metabólica en reposo y  ayudará a su cuerpo a desarrollar un físico más agradable estéticamente.

Segundo, añadir entrenamiento de fuerza a tu rutina te dará la variedad que necesitas para evitar lesiones por sobreuso comúnmente asociadas con rutinas únicamente de cardio. Aumentar tu fuerza también a ayudará a las articulaciones, evitando el dolor crónico o lesiones en el futuro.

Por último, el ritmo más lento del entrenamiento de fuerza puede ser mucho menos estresante para el cuerpo que el cardio constante. Sustituir tan poco como dos días de cardio a la semana con un entrenamiento de resistencia puede reducir el estrés físico con el que el cuerpo tiene que lidiar y por lo tanto puede restaurar los niveles de energía.

El cardio es un excelente ejercicio para la  salud en general, pero el equilibrio con el entrenamiento de fuerza ayudará a lograr resultados más rápido y de una manera que sea sostenible a largo plazo.

Escrito por: Ana Paula Carral

Ana Paula Carral

Deja un comentario