Nabos suecos.

El nabo sueco es de la misma familia que la col, la coliflor, los coles de Bruselas, el brócoli y los nabos.

Es una raíz vegetal con piel dorada que se vuelve morada. Hoy en día este vegetal es bastante popular en Europa y América, sin embargo, en Francia los utilizaban para alimentar a los cerdos. Con un sabor un tanto dulce, es el complemento ideal para acompañar pichones o gallinas de Guinea, así como pescados de sabor fuerte.

En lo personal, me gusta cocinar el nabo sueco en un caldo con mantequilla, lo licuo hasta que quede homogeneo y lo pongo a fuego lento para que se seque un poco. Tiene suficiente cuerpo para hacerlo solo como puré y no necesita papa.

El nabo sueco ayuda a la digestión, es una rica fuente de vitamina C y potasio, así como ayudar a prevenir catarátas.

Enjoy!

Deja un comentario