5 principales razones para comer sopa de miso todos los días

5 principales razones para comer sopa de miso todos los días

Por Ana Paula Carral.

Una rica sopa calientita cuando hace frío es la solución para sentirnos bien, sin embargo existe una razón muy poderosa para disfrutar de este maravilloso caldo humeante durante todo el año. Agregar miso, un condimento de la cocina tradicional japonesa, a tu sopa diariamente puede transformar un plato de sopa común y corriente en un poderoso estímulo para tu salud.

El miso ha sido utilizado en la cocina tradicional japonesa como un sabroso componente esencial en los platillos que se cocinan a diario ya que es reverenciado por sus atributos que promueven la salud. Gracias a su contenido de bacterias amigables, aminoácidos esenciales, enzimas digestivas, vitaminas, a proteínas fáciles de absorber, el miso ha sido utilizado para tratar un sinnúmero de enfermedades y afecciones, incluyendo enfermedades cardiacas y cáncer.

Estos son cinco de las razones más importantes para consumir sopa de miso todos los días.

1. Reforzar el sistema inmune

Muy similar a cualquier otro alimento fermentado, el miso mejora la población de micro flora benéfica en el tracto digestivo. El miso no sólo actúa como antiácido natural, reduciendo la probabilidad de un malestar estomacal, sino que los microbios benéficos ayudan a tener un sistema inmune saludable y eficiente. Un intestino saludable es de suma importancia para protegernos de cualquier enfermedad ya que juega un papel primordial en el sistema inmune del cuerpo.

2. Protección contra los efectos dañinos de la radiación

La exposición a la radiación es inevitable. El uso frecuente de aparatos electrónicos, exámenes y procedimientos médicos y el radón que se genera en la casa son sólo algunos de los culpables de la radiación que recibimos diariamente. Sin embargo las investigaciones demuestran que las personas que están expuestas a niveles potencialmente peligrosos de radiación pueden disminuir el riesgo de contraer alguna enfermedad con el consumo regular de miso.

Una investigación realizada en Japón durante el transcurso de 25 años demostró que el miso es una forma efectiva para prevenir el cáncer ocasionado por la exposición a la radiación, e incluso es muy útil para curar heridas por quemaduras de radiación cuando se aplica directamente a la piel en forma de pasta.

3. Prevenir cáncer de mama

De acuerdo con investigaciones realizadas sobre el cáncer y enfermedades cardiovasculares realizadas en el Centro de Salud Pública de Japón, los isoflavones de soya que se encuentran en el miso han demostrado ser muy eficientes para prevenir el cáncer de mama. Se cree que la clave es la fermentación ya que el estudio incluye sujetos que consumieron productos de soya de forma regular así como alimentos fermentados, como el miso. El segundo grupo presentó un menor riesgo de desarrollar cáncer de mama, aún cuando se tomaron en cuenta otros factores.

4. Protección contra cáncer de colon y enfermedades digestivas

El miso también puede dar alivio a pacientes que sufren de la enfermedad de Crhon o Síndrome de Intestino Irritable (IBS). Algunos estudios también han demostrado que el miso puede ayudar a evitar el cáncer de colon. Los resultados publicados  en la edición de junio de 2013 de la “Journal of Toxicologic Pathology” mostró que los animales de laboratorio alimentados durante tres meses con miso fermentado no mostraron cambios precancerosos o cáncer de colon después de haber sido expuestos a productos cancerígenos.

5. Eliminar los malestares relacionados con el cigarro

El miso incluso ha sido utilizado en la cultura japonesa como un medio para eliminar la nicotina del cuerpo humano. El caldo de miso es tan poderoso que es utilizado en Japón de forma regular para limpiar el alquitrán de las pipas de los fumadores.

Cómo incluir el miso a tu dieta diaria:

02

Comienza tu dieta de miso agregando una pequeña cantidad – una o dos cucharaditas – por cada taza de sopa. Agrega más si lo deseas para que el sabor de miso se combine sin que sea predominante en el sabor de la sopa. Si utilizas miso añejado debes utilizar menor cantidad.

Deja un comentario