Dulces típicos mexicanos

Dulces típicos mexicanos

En el México prehispánico no se conocía el azúcar derivado de la caña, sin embargo, se consumían mieles de abeja, hormiga, avispa, tuna y mezquites las cuales se utilizaban para endulzar algunas bebidas o como golosina. A los valores de la cocina autóctona se le sumó la española que a su vez tenía marcada una gran influencia de la ocupación árabe y que trajeron a la Nueva España por conducto de las monjas y su cocina conventual.

Existen numerosas piezas de dulces, muchas originales de determinadas regiones. A continuación te presento una selección de los más típicos:

Alegrías.
Uno de los más representativos, se compone de amaranto y miel, agregando pasas, piñones y nueces como alternativa.

Palanquetas.
Se prepara con cacahuates tostados y en trozo, azúcar, agua y mantequilla.

Dulce de leche.
En distintas presentaciones como mostachones o marinas, se componen de leche de vaca, azúcar, huevo, cajeta y nueces.

Ate.
Se prepara con azúcar y pulpa de la fruta, cocinándolo por un tiempo prolongado para formar una pasta de textura suave y gelatinosa.

Pepitorias.
Indudablemente las más coloridas, hechas a base de obleas de harina de trigo, miel de piloncillo y pepitas.

Cocadas.
Preparadas con coco rallado, azúcar, yemas y leche, características por su ligera y delicada textura.

Muéganos.
Elaborados con cuadros de masa de harina de trigo, fritos y posteriormente cubiertos con miel de piloncillo.

Merengues.
De color y sabor inconfundible, distintas variedades elaboradas con clara de huevo, almíbar y pulque.

Camotes.
En almíbar, a la leña o formando una pasta parecida al ate y envueltos en papel encerado.

 

This slideshow requires JavaScript.

Deja un comentario