Zapote, frutas de temporada

 

De distintos tamaños, colores y texturas encontramos esta maravillosa fruta tropical que crece en el sur mexicano.

Su nombre viene del náhuatl Tzapotl, palabra que utilizaban para referirse a frutas de pulpa suave. Dentro de la familia de las Sapotaceas hay distintas especies.

Chicozapote: piel café clara y áspera, pulpa amarillenta y muy dulce. De este árbol se extrae el chicle y de su corteza el látex blanco.

Mamey: parecido al chicozapote pero de forma más alargada y puntiaguda, la pulpa de color naranja intenso, dulce y más untuosa. Su uso en la gastronomía nacional va desde natillas hasta los tradicionales helados.

Zapote amarillo: de pulpa anaranjada y amarilla, sabor dulce y de textura parecida a una yema de huevo cocida, su tamaño es similar al chicozapote, pero es más difícil encontrarla en los mercados.

Zapote verde: dulce y jugoso, de cuerpo mas alargado, piel delgada y suave, de pulpa marrón y rojiza.

Zapote negro: no pertenece a la familia de las sapotaceas, sin embargo, su parecido excesivo con los demás frutos de este nombre hacen que se incluya en la familia. La pulpa es de color café obscuro o negro, textura suave y dulce.

Zapote blanco: Tampoco pertenece a las sapotaceas, su pulpa y piel son más claras y con sabor ligeramente ácido sin perder el dulzor. Su crecimiento va de México a Centroamérica.

#MBbepresent

Deja un comentario