La miel: lo mejor de lo mejor

La miel, ha sido utilizada como alimento en todas las épocas y culturas de la humanidad, y desde siempre se han conocido sus cualidades nutritivas y medicinales.

La miel está clasificada en el grupo de los alimentos hidrocarbonados, es decir, los que están formados por hidrógeno, carbono y oxígeno, elementos que proporcionan calorías al organismo, lo cual se traduce en potencia; especialmente recomendable para quienes requieren dosis adicionales de energía, como deportistas, personas que realizan actividades con altas exigencias físicas e intelectuales, niños y ancianos.

La miel se puede adquirir en diferentes formas. La forma más común es líquida, en crema o “hilada” (miel cristalizada muy finamente y a temperatura ambiental se embarra como mantequilla).

En la gastronomía la miel nos ayuda a:
Endulzar atoles de maíz, harina, arroz y avena, con infusiones o tés medicinales. En la leche caliente antes de acostarse para un feliz sueño, con pan tostado para un desayuno energético, sobre fruta fresca y para darle un sabor especial a los yogures naturales.

También es usada para “laquear” carnes o legumbres como las zanahorias; su sabor enriquece los rellenos de las galletas o pasteles; es un ingrediente espesante que da la consistencia de los platillos; puede ser utilizada para realzar el sabor de los alimentos.

#MBbepresent

Deja un comentario