Tarta de calabaza con avellanas

Tartara de calabaza

Al igual que otros frutos secos, la avellana (nativa de Asia) es rica en antioxidantes y eficaz para la prevención de padecimientos cardiovasculares, como arteriosclerosis, infartos e hipercolesterolemia. Además es muy recomendable para deportistas, personas con mucha actividad intelectual y niños pequeños. Esta tarta es ideal para una cena de Halloween.

Porciones: 8. Tiempo: 50 minutos.

 Ingredientes:

  • 600 g de calabaza de Castilla.
  • 300 g de azúcar mascabado.
  • 2 yemas de huevo.
  • 125 g de avellanas molidas.
  • 1 cucharadita de canela en polvo.
  • Ralladura de un limón.

 Elaboración:

Pela la calabaza y métela al horno. Ásala a temperatura media durante 1 hora; deja enfriar.

Quita las semillas de la calabaza y licúala. Vierte el puré en una cacerola y añade el azúcar; cocina a fuego medio hasta que espese.

Bate las yemas y añádelas a la cacerola, remueve constantemente para evitar que el puré se pegue. Agrega la ralladura de limón, la canela y las avellanas, mezcla bien durante 5 minutos y aparta del fuego.

Vierte la pasta de calabaza en un molde previamente engrasado. Espolvorea un poco de azúcar encima y mete al horno a 150°C durante 15 minutos.

Saca del horno, deja enfriar y desmolda.

Ideal para maridar con:

Vinos espumosos blancos; vinos tintos jóvenes.

Deja un comentario