Red velvet cupcakes

Red velvet

Numerosas historias existen sobre este pastel convertido en un must para banquetes nupciales. Una sugiere que nació a finales del siglo XIX en la tienda Eaton´s de Toronto, Canadá. Otra afirma que fue inventado hacia 1920 en Nueva York por un chef pastelero del Waldorf Astoria, quien lo bautizó como The Waldorf Astoria Red Cupcake, aunque los clientes habituales se referían a él como “the red velvet cupcake”. Una más señala que surgió durante la Segunda Guerra Mundial cuando escaseaba el azúcar y en su lugar se utilizaba betabel como endulzante.

Porciones: 12. Tiempo: 90 minutos.

Ingredientes:

Para los cupcakes:

  • 55 g de mantequilla.
  • 150 g de azúcar.
  • 1 huevo.
  • 2 cucharadas de cocoa.
  • 2 cucharadas de esencia natural de vainilla.
  • 120 ml de buttermilk (suero de mantequilla)*.
  • 150 g de harina.
  • 1 cucharadita de polvo para hornear.
  • ½ taza de frambuesas.
  • Colorante rojo.

*Si no consigues buttermilk, en un bowl mezcla 125 ml de leche y 2 cucharadas de jugo de limón; deja reposar 30 minutos.

Para el betún:

  • 125 g de queso crema.
  • 60 g de mantequilla.
  • 300 g de azúcar glass.
  • Jugo de 2 limones.

 Elaboración:

Precalienta el horno a 180°C.

Bate los ingredientes del betún hasta obtener una mezcla tersa y untuosa. Refrigera.

En un bowl, tamiza la harina con la cocoa y el polvo para hornear.

En otro bowl bate el azúcar con la mantequilla, agrega el huevo y la vainilla. Añade poco a poco la harina, incorpora el buttermilk y mezcla. Debe quedar una consistencia homogénea; agrega el colorante rojo a gotas hasta obtener la intensidad deseada.

En moldes para cupcakes, coloca capacillos de colores o simplemente enharina y vacía la mezcla a ¾ de su capacidad y añade las frambuesas.

Hornea 20 minutos, retira y enfría.

Introduce el betún en una manga pastelera con una boquilla rizada y decora cada cupcake. Puedes agregar granillo o azúcar de color rojo.

Ideal para maridar con:

Vinos espumosos blancos semi-secos.

Deja un comentario