Cómo realizar tu propia ofrenda para este día de muertos

 

Si hay algo que no puede faltar para esta temporada de día de muertos, es sin duda la ofrenda. Una tradición que tiene sus orígenes en los antiguos altares pre coloniales que estaban dedicados a los diferentes dioses.

En muchos hogares el altar se monta desde el 30 de octubre y permanece hasta el 3 de noviembre. Hay distintos tipos de ofrendas, algunas señalan que el 1 de noviembre llegan las almas de los niños y el 2 de noviembre, éstas almas se van y dan paso a los adultos.

Los niveles en el altar.

En algunas regiones de México se acostumbra levantar los altares por “niveles”, cada nivel tiene un significado distinto, por ejemplo en el primer nivel se colocan elementos de tierra, como frutas y en el último nivel se coloca la fotografía del difunto para simbolizar que se encuentra en el cielo. Puedes hacer estos niveles con cajas o mesas, no necesita tener muchos niveles, sólo simbolizar lo importante.

Los elementos que no pueden faltar.

No olvides poner la típica flor de cempasúchil, es uno de los elementos más indispensables, sus pétalos son utilizados para trazar el camino que deben recorrer las almas desde la entrada del hogar hasta la ofrenda.

Las calaveritas de azucar, pan de muerto, papel picado y fruta son elementos que tampoco pueden faltar.

El agua se coloca para la sed de las almas viajeras, el copal representa una guía olfativa para los que nos visitan, las veladoras iluminarán el camino de las almas hacia la ofrenda y por supuesto no puede faltar la foto del difunto al que es levantada esta ofrenda. En muchos hogares se acostumbra hacer un guisado que al difunto le gustaba, así que no es raro ver mole, enchiladas, incluso alguna que otra bebida de la preferencia del difunto.

Lo importante en tu ofrenda es la representación, reconocimiento y respeto a tu difunto.

En MB seguimos rescatando este y otro tipo de tradiciones para que de generación en generación, sigamos viendo tan bellos altares.

 

Deja un comentario