Región italiana de Emilia Romagna…Benvenuti

Cada una de las diferentes regiones de Italia tienen características que las hacen únicas y que deben estar presentes en el itinerario de todo viajero. Hoy toca el turno de visitar la región de Emilia Romagna.

La región de Emilia Romagna es una de las más pobladas e importantes de Italia y está compuesta por: Bolonia (capital), Ferrara, Forlì-Cesena, Módena, Parma, Piacenza, Rávena, Reggio Emilia, Rímini. Esta región es muy importante para el desarrollo y crecimiento italiano. La agricultura y los autos son dos de los sectores que más se explotan en esta área; Ferrari, Ducati, Lamborghini; son sólo algunas de las marcas que tienen ubicada su matriz en esta región.

Emilia Romaña ofrece a los visitantes una variada gama de lugares, diseñados para todo tipo de viajero. Para los amantes de la naturaleza, 2 parques nacionales, 14 parques regionales y 11 reservas regionales ofrecen lugares para la diversión y el relax. Los amantes de los caballos pueden recorrer la Vía Francígena, en la zona de Piacenza y de Parma, y adentrarse en los parques esparcidos en casi toda la región.

Te aconsejo ir a las aguas termales y probar varios de los tratamientos especiales de la zona ,Salsomaggiore, Tabiano, Bagno di Romagna, Castrocaro, Porretta son sólo algunas de las localidades famosas por tener esta clase de tratamientos.

Los caminos del vino y los sabores de las Colinas de Rímini son un modo para redescubrir la identidad histórica y cultural del territorio con sus productos típicos y sabores inolvidables. Los caminos del interior parten de Rímini y recorren haciendas, y pequeñas poblaciones antiguas pasando por fincas. Si eres un amante del vino te recomiendo mucho este trayecto…
En Módena, aparte de admirar bellos autos puedes probar también diferentes platos típicos de esta provincia, a destacar: el “tortellini” hecho a base de carne de cerdo, jamón y parmesano, y las “tigelle”, panes cocidos en horno a leña y servidos con los famosos embutidos y quesos mixtos y acompañados de un vino de la región.

Ferrara, el lugar en dónde la época medieval y el renacentismo dejaron grandes obras arquitectónicas como artísticas (Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco). Muchos son los palacios que enriquecen las calles de la ciudad, como el Palazzo Schifanoia encomendado por Alberto V de Este en 1385 y posteriormente ampliado, ahora sede del Museo de Arte Antiguo que alberga colecciones de varios tipos. Palazzo Costabili que la leyenda atribuye a Ludovico el Moro, hoy sede del Museo Arqueológico Nacional que expone entre otros, restos de la ciudad etrusca de Spina. Palazzo dei Diamanti se presenta con una fachada en mármol blanco y rosa, mandada construir por Sigismondo de Este, y que tiene en su interior la Pinacoteca Nacional.

En Ferrara puedes comer platillos como: el “pasticcio” de macarrones, los “cappellacci” a la calabaza, el” risotto a la folaga” y a la anguila. Como postre, el “panpepato”, los “mandorlini del ponte”, galletas de almendras y el “topolino de Comacchio”, presente sobre todo en el Día de los Difuntos y de Todos los Santos y la “torta tenerina”. No te pierdas el pan típico de Ferrara llamado “Coppia”, un must!

Bolonia: la capital de la región de Emilia Romagna. Aquí puedes ir a la Basílica de San Petronio, una de las más hermosas iglesias de Italia con una fachada mitad revestida en mármol y mitad rústica. En este lugar se creó la primera universidad en el mundo, exactamente en el siglo XI. La Plaza del Nettuno (Neptuno) tiene la Fontana del Nettuno con la estatua del dios Neptuno hecha en bronce, obra de Giambologna, para disfrutarla sólo recorre la plaza acompañado de un buen puro y deja que el tiempo pase.

Italia es un lugar en el que difícilmente puedes quedarte en un solo sitio, por eso nuestro recorrido por este bello lugar, tiene que seguir!

#MBbepresent

Deja un comentario