Oasis de la media luna

 

Ubicado en pleno desierto de Gobi entre China y Mongolia, el Lago de la Luna Creciente también conocido como Dun-huang el lago Crescent,  es considerado uno de los destinos más  sorprendentes del mundo. Fue usada hace miles de años como la última parada de peregrinos  y comerciantes que transitaban la mítica Ruta de la Seda, antes de enfrentarse a las inciertas e implacables arenas del desierto.

Gracias a su ubicación donde las arenas no cubren las aguas del manantial, el viento y el movimiento de la tierra hacen que el lago y el desierto convivan de manera armoniosa.

¡Increíble! ¿Cierto?

#MBbepresent

Deja un comentario