Las Fiestas en New York

La Navidad es para muchos la mejor época de Nueva York. Durante estas fechas, la ciudad se convierte en la capital de estas fiestas. Sus eventos y costumbres son mundialmente conocidos como el “Radio City Christmas Spectacular”, la “Shopping Week” con tiendas espectacularmente decoradas, el encendido del gigantesco Árbol del Rockefeller Center o el fin de año de Times Square.

Manhattan comienza el periodo navideño antes que el resto de los distritos de la ciudad. Aunque la Navidad se inicia oficialmente con el encendido del Árbol del Rockefeller Center, la decoración navideña de las tiendas están listas para el día de Acción de Gracias. Tras ese día, comienzan las tradicionales compras de Navidad con la famosa “Shopping Week”. Esta semana de las compras, coincide con el encendido del Árbol del Rockefeller Center, y Nueva York se llena de turistas en su mayoría nacionales, motivo por el cual los hoteles suben sus precios. Pasada la “Shopping Week” las tiendas y centros comerciales preparan sus ofertas y descuentos. Los escaparates de la quinta avenida se engalanan. Merece la pena darse un paseo observando las obras de arte que representan, ya que compiten entre ellos más que nunca en esta época del año. Hay auténticas maravillas tras el cristal.

La ceremonia de encendido del Árbol de Navidad del Rockefeller Center (Rockefeller Center Tree Lighting Ceremony) por el gobernador del estado de Nueva York. El árbol (que trata de ser el más grande del mundo) es escogido por el director de jardinería del complejo Rockefeller Center y se trata de un Picea Abies que supera siempre el medio siglo de edad y los 20 metros de altura. Se planta entre el General Electric Building y la estatua de Prometeo unos 20 días antes del encendido para adornarlo con 30.000 luces de colores. Esta tradición data de 1931, cuando los trabajadores que construían el complejo plantaron en el terreno un pequeño árbol de Navidad. No es fácil asistir de cerca a este acontecimiento puesto que el espacio abierto del Rockefeller Center es pequeño y el número de personas que se concentran muy grande (unas 200.000). La ceremonia comienza sobre las 7 de la tarde y tiene una duración de cerca de dos horas.

El sonido de los villancicos y, en muchas ocasiones la nieve que cubre la ciudad, consiguen crear un clima verdaderamente especial.

Los neoyorkinos suelen celebrar en familia Nochebuena y Navidad pero Fin de Año es una noche para pasar con amigos.

Sin duda alguna, el gran espectáculo esta noche, sobre todo si estamos aquí de visita, se encuentra en Times Square. Hay que llegar con tiempo si queremos obtener nuestra porción de espacio para dar la bienvenida al año en esta mítica plaza. Si no te gustan las aglomeraciones, olvídalo. Esta noche la policía trabaja a conciencia para salvaguardar la seguridad en una zona plagada de gente que no quiere perderse ni un segundo del espectáculo de luz y música que despide el año.
También es curioso de ver la carrera que se celebra en Central Park, a la misma hora, es decir, después de la media noche y para dar la bienvenida al año. Hay quien corre a conciencia y quién lo hace disfrazado. Es una curiosa y pintoresca forma de recibir el año.

En definitiva, Navidad representa la excusa perfecta para una escapada a esta ciudad, que si cabe, está aún más bonita cuando suenan los ecos navideños.

 

 

Deja un comentario