De prisiones a hoteles, increíble!

El mundo de la hotelería y el turismo cada día ofrece más opciones para hospedarse de acuerdo a las necesidades y gustos de cada persona.

Incluso los lugares más inhóspitos han sido convertidos en verdaderos sitios de confort, estos son algunos de los hoteles más conocidos, que en sus inicios fueron prisiones…

Camp Bucca, Irak. Algunas empresas de Irak han decidido aprovechar los inmuebles que Estados Unidos utilizó como bases militares, este es el caso de Camp Bucca, un complejo en color gris, aún rodeado de alambre de púas, toda una experiencia entrar ahí.

Het Arresthuis Roermond, Holanda. El grupo hotelero Van der Valk logró convertir una prisión utilizada por más de 150 años, en un hotel con todos los lujos imaginables. Cuenta con un ambiente sencillo en colores claros contrastados con negro y un ambiente peculiarmente tranquilo.

Hotel Malmaison, Oxford, Inglaterra. Ubicado dentro de un castillo del S. XVII que fue utilizado como prisión hasta 1996. Actualmente alberga más de 90 habitaciones con todas las comodidades.

The Liberty Hotel, Boston, EU. Apartando el hecho de que fuera una cárcel, el edificio es considerado una joya arquitectónica. Abrió en 2007 con una gran oferta hotelera y se ha convertido en uno de los mejores hoteles de la ciudad.

Hostal Celica,  Ljubljana, Eslovenia. A finales del S. XIX este edificio funcionó como prisión del imperio Austro-Húngaro, sin embargo, en el 2003 comenzó su renovación donde participaron 80 artistas en afán de crear un hotel. Conserva su fachada terracota y por dentro tiene un estilo minimalista en colores claros.

Hotel Courthouse, Londres, RU. Anteriormente era cede del Palacio de Justicia, aún conserva sus rasgos y cuenta con 112 habitaciones lujosas.

Sultanahmet Four Seasons, Estambul. Ubicado dentro de la primera prisión turca, el grupo Four Seasons lo transformó en un lujoso hotel de 65 habitaciones.

Hotel Alcatraz, Kaiserslautern, Alemania. De diseño minimalista, brinda la sensación completamente de estar dentro de una prisión, sus habitaciones con barrotes en las ventanas te hacen vivir una experiencia diferente.

Langholmen, Estocolmo. La prisión fue clausurada en 1975 y transformada en un hotel rodeado de paisajes únicos y todas las comodidades.

Spitbank Fort, Inglaterra. Se trata de una pequeña isla en medio del mar, su construcción data de 1850. Cuenta con nueve suites, piscina, bares, restaurantes y todas las comodidades que te olvidar que aquí hubo una prisión.

Propeller Island City Lodge, Berlín. Definido como una obra de arte habitable. Cuenta con 45 habitaciones distintas entre sí.

#MBbepresent

Un comentario

  1. blanca cristal angel saldivar
    05/09/2013 at 19:52- Contestar

    asi hasta yo preferiria estar en la carcel o no?????????????????????????????????????????????

Deja un comentario