COSTA AZUL SAINT-JEAN- CAP- FERRAT

SAINT-JEAN- CAP- FERRAT

Este lugar ha sido llamado “El Paraíso Encontrado” de la Costa Azul.

De todas las Ciudades y oasis de esta zona de la Riviera Francesa, ningún lugar cuenta con el  ambiente un tanto snob, sin caer en lo pedante, que tiene este pequeño paraíso. Son solo 15 km salpicado de lujosas villas, rodeadas por bahías protegidas, playas y callos de azules profundos. La vegetación es exuberante y diversa. Y cuenta con el puerto de St-Jean, el cual acomoda un desfile de imponentes yates y barcos de pesca.

 

ATRACCIONES

Museo Ile-de-France (también conocido como Villa Ephrussi de Rothschild)

Construido por la Baronesa Ephrussi de Rothschild, este es una de legendarias villas de la Costa Azul y de las pocas que están abiertas al público.

Ella murió en 1934, dejando el edificio y sus jardines para el Instituto de Francia en nombre de la Academia de Bellas Artes. El museo conserva la riqueza de su colección: muebles del siglo XVIII; Techos de Tiepolo; Alfombras Savonnerie; pantallas y paneles desde el Lejano Oriente; tapices de los Gobelinos, Aubusson y Beauvais; Dibujos de Fragonard; Lienzos de Boucher; Porcelana de Sévres; y mucho más. Los jardines contienen fragmentos de estatuas de iglesias, monasterios y palacios. Toda una sección está plantada con cactus.

 

HOTELES

GRAND HOTEL DU CAP-FERRAT

Una de las mejores características de este Palacio de principios del siglo XX es su ubicación: en la punta de la península en medio de un jardín de 5.6 hectáreas de inmensos árboles.

Gran Hotel Du Ca-Ferrat ha sido desde 1908 el lugar preferido de retiro de la élite internacional y ocupa el mismo estatus de elegancia como la Réserve y Métropole en Beaulieu. Partes del exterior tienen abiertos arcos y grandes ventanas arqueadas con una vista espectacular al mar. No puedes dejar de ver un atardecer desde la terraza o la imponente alberca. Cada pasillo, cada rincón, evoca el sentimiento como si la Princesa Grace Kelly pudiera aparecerse en cualquier momento. La playa esta accesible por un moderno funicular desde el edificio principal. El hotel está abierto todo el año.

Instalaciones: 2 restaurantes; 2 bares; niñera; bicicletas; Portero; Health club & spa; Alberca (exterior); Room Service.

 

LA VOILE d´OR

Establecido en 1966, el “Golden Sail” es un tour obligado aunque sea para tomar la copa una tarde. Ofrece lujo íntimo en una villa del siglo XIX modernizada, localizada en el borde del puerto, con una maravillosa vista por un lado a los lujosos yates y por el otro, a la hermosa península que envuelve a Cap-Ferrat. En mi opinión, el servicio y el encanto que esconde en cada pared es igual a Grand Hôtel excepto en la cocina, que es sólo un escalón más alto el segundo. Las habitaciones, salones y restaurantes abiertos en terrazas lo hacen un espacio lleno de luminosidad. Sus Habitaciones están decoradas individualmente, con reproducciones pintadas a mano, talladas, algunas estilo barroco con paneles de puertas, pisos de parquet, relojes antiguos y pinturas.

Instalaciones: 2 restaurantes; barra; servicio de niñera; spa & Health Club; Internet (gratis); 2 albercas con Beach Club (exteriores); Room Service.

 

OFERTA GASTRONÓMICA

Cap-Ferrat por tratarse de un lugar de retiro principalmente o vacacional de gente tan famosa como Bono de U2 o la realeza Europea, la oferta gastronómica es realmente escasa, ya que los considerados “locales” se quedan en sus majestuosas villas, y cuando prefieren algo más sofisticado, simplemente hacen el viaje a Niza o a Mónaco.

 

Mis recomendaciones para el día son el Club de Playa de La Voilé d´Or, quienes cuentan con un menú fresco, moderno y ejecutado con impecable profesionalismo y para la cena, ya sea ir a degustar la cocina del Gran Hotel o simplemente bajar a Niza o subir a Mónaco, donde la variedad y opciones es inmensa.

 

Algunos lugares locales sencillos, pero buenos que vale la pena nombrar:

Captain Cook (Francesa), La Luna Rossa(Italiana) y Le Sloop (Francesa) así como los pequeños establecimientos alrededor de la Marina.

 

RESTAURANTES EN MÉXICO

En esta ocasión les presento dos restaurantes que aunque no son de cocina francesa, bien podrían evocar un poco el sentido de glamour que uno respura en cada esquina en Cap-Ferrat-

 

CONCLUSIÓN

–     Saint-Jean Cap-Ferrat es el lugar perfecto para los que buscan un lugar exclusivo de descanso; caminar por sus  pequeñas calles, sentarse a tomar un café o una copa tranquilamente en la Marina y disfrutar del atardecer.

–     Este no es un lugar para los que les gusta la fiesta. Ahora que para los que buscan los dos, es importante recordar que a solo 10km está la alocada Niza.

–     La gente es amable  y tranquila, siempre bien vestidos, educados y muy agraciados, pero principalmente con un amor muy especial por su pequeña y muy exclusiva ciudad.

–      A los que les gusta el mar, yo recomendaría su estancia en La Voile d´Or ya que su Beach Club además de contar con todos los servicios, barra completa y un menú fantástico, este está directo en el mar, cosa con la que El Gran Hotel no cuenta.

LO NEGRO

–      Como toda ciudad que ofrece privacidad, exclusividad, uno de los paisajes naturales más hermosos de toda Europa, excelente comida y un servicio impecable (a veces difícil de encontrar en Europa) los precios están completamente disparados de cualquier otro destino en la Costa Azul, aún de Mónaco y St. Tropéz. Pero bien vale la pena hacer la visita, sobre todo si se celebra un motivo especial. Cada euro gastado está justificado, pero vayan preparados.

 

#MBbepresent

Deja un comentario