Whisky, la historia de un elixir sin igual!

El término whisky deriva del gaélico escocés “uisge beatha” y del gaélico irlandés “uisce beathadh”, que significan ”agua de vida”, era considerado un regalo de los dioses que revivía a los muertos y ayudaba a calentar el cuerpo durante los inviernos.

Los Celtas fueron expertos en destilar la cebada y el centeno;  se dice que era elaborado desde 1405 por los monjes irlandeses, sin embargo, la primera gran producción de whisky vino de Escocia en el año de 1494, cuando el fraile Juan Cor elaboró más de mil 500 botellas de la preciada bebida.

Llegó a ser considerado como un medicamento, ya que el alcohol es un combatiente natural de las bacterias nocivas del cuerpo; también como un antídoto contra las penas, tanto, que llegó a ser consumida en funerales por sus propiedades reanimantes. Sus beneficios se propagaron rápidamente por Escocia y otros países del mundo, fue tal que por años su consumo fue controlado por estrictas leyes, lo que provocó clandestinidad y contrabando.

A mediados del siglo XIX los escoceses comenzaron a mezclar su whisky de malta con whisky de grano más liviano y barato. Fue Andrés Usher quien en 1850 produjo el primer whisky de mezcla. Actualmente, los distintos tipos de destilado se identifican por la zona en la que es elaborado y por su proceso de elaboración.

No cabe duda que el whisky es el néctar reservado para los más exigentes!
#MBbepresent

Deja un comentario