Los Frutos Secos.

Los frutos secos son consumidos desde hace más de 12.000 años, son semillas cubiertas por una cáscara más o menos dura dependiendo del fruto y se distinguen por su gran aporte energético.

Éstos poseen nutrientes importantes para el organismo como vitaminas, minerales y fibras, lo más indicado es que sean parte de los desayunos, las meriendas y los platos principales de las comidas, así como de las ensaladas, acompañados de quesos frescos, legumbres y cereales.

Su consumo es habitual durante las estaciones más frías del año, debido a su elevado poder calorífico, son sobre todo recomendables para los jóvenes, los deportistas y para aquellas personas que realizan un intenso trabajo intelectual.

Actualmente, los frutos secos constituyen una excelente alternativa a las proteínas animales. Las semillas de consumo más frecuente son: almendras, castañas, nueces, piñones, avellanas y pistachos, además de pepitas de girasol, de calabaza y de sésamo.

#MBbepresent

Deja un comentario