La pasta, historia de una pasión italiana

El origen de la pasta es muy controvertido. Una de las hipótesis más populares situaba sus orígenes en China, según cuentan llegó hasta Italia en el siglo XIII gracias a los viajes de Marco Polo por las rutas asiáticas, ahora esta teoría ha sido descartada por los historiadores del buen comer.

Una antigua leyenda romana dice que todo sucedió como consecuencia entre una pelea entre Vulcano, dios del fuego, y Ceres, diosa de la vegetación y de los granos. Vulcano enfureció tanto que arrancó los granos de trigo de la tierra y los aplastó con su enorme masa de hierro. La harina que obtuvo la introdujo por la boca del monte Vesubio entre las llamas y vapores, luego roció con jugo de aceitunas y se comió su resultado, un plato de pastas.

En los siglos, XI y XII, aparece por primera vez en Italia, la pasta seca traída por los árabes de Sicilia. Se trataba de un tubo de pastas delgadas llamadas “itrya”. Al parecer tomaron la idea de poblaciones nómadas del Medio Oriente.

La pasta, sin duda, era conocida tanto por los antiguos griegos como por los romanos. Un tipo específico era un tipo ancho de fideo que en griego se llamaba “laganon”, probablemente parecido a la lasaña de hoy en día pero no se hervía como la lasaña, se tostaba en piedras calientes o en hornos; está más relacionado con lo que hoy conocemos como pizza.

Gracias a la pasta, los tenedores pasaron a tener tres dientes, ya que los napolitanos solían comer los espagueti con las manos porque los tenedores tenían solo dos dientes y no servían para enrollarlos.

#MBbepresent

2 Comentario

  1. ABEL ANTONIO ORDOÑEZ SORIANO
    20/09/2012 at 20:55- Contestar

    interesante ,buena historia.gracias por compartirla MB

  2. Roberto Garces Escalante
    20/09/2012 at 17:16- Contestar

    Magnifica historia pero es inexacta al desconocer el origen

Deja un comentario