La copa ideal para degustar vino

Poco se conoce sobre el efecto que tiene la copa a la hora de disfrutar un poco de vino. Las copas son distintas si el vino es tinto o blanco, inclusive la temperatura condiciona el tipo de copa que se necesita. Por ello comparto con ustedes las características que debe reunir la copa ideal para degustar un buen vino:

  • La copa debe ser completamente transparente y con pie para apreciar el color.
  • El borde debe estar ligeramente doblado hacia dentro para que el olor se mantenga.
  • El vidrio o cristal debe ser poco espeso, esto permite a los labios la sensación de saborear mejor el líquido.
  • Cuando se sirve vino tinto a temperatura ambiente es ideal servirlo en copas de boca amplia y un poco abombadas para que la nariz aprecie los matices aromáticos que lo caracterizan.
  • El vino añejo requiere una copa con boca ancha y fondo pequeño.
  • Los vinos jóvenes precisan un fondo más grande y una boca más cerrada.
  • Los vinos blancos requieren una copa de menor tamaño, también pueden usar la misma que el tinto pero debe servirse un poco menos.
  • Los vinos blancos de mayor cuerpo, pueden ser también degustados en copas altas y delgadas, similares a las del champagne, pues permite que el olfato participe de su aroma al beberlo.
  • Los vinos espumosos y champagnes deben servirse en copas aflautadas o ‘fluté’, que son altas, delgadas, de fondo pequeño y cónicas en la parte superior y permiten que el vino no pierda su efervescencia y conserve sus aromas.
  • Nunca se debe llenar demasiado una copa debido a que el vino precisa de espacio suficiente para respirar y liberar su aroma.

#MBbepresent

Deja un comentario