Historia de una tradición italiana: el Carpaccio

El carpaccio es uno de los platos más conocidos de la cocina italiana. Consiste en finas láminas de carne crudas o semi crudas, aliñadas de múltiples maneras, seguidas de una cremosa salsa, verduras, queso e incluso frutas.

Este deleite italiano fue creado en 1950 en Venecia por el chef Guiseppe Cipriani, propietario del Harry’s Bar una famosa taberna veneciana. Un buen día, Cipriani se encontró con la condesa Amalia Nani Mocenigo, quien le indicó que su médico le había prescrito comer carne cruda y preguntó al chef si tenía en la carta algún plato con ese requisito.

Cipriani recordó que en la ciudad había una exposición del pintor renacentista Vittore Carpaccio. La intensidad de los rojos en las pinturas de este artista lo inspiró tanto que decidió crear un plato en honor al artista.

En un plato colocó finas láminas de solomillo de buey que salpimentó y conservó  frío para conservar la intensidad del color. Como aderezo, preparó una mayonesa enriquecida con salsa Worcestershire y aligeró con leche caliente. Al momento de servir, mojó una cuchara en la salsa y la dejó gotear sobre la carne de modo irregular, como si pintase un cuadro abstracto. La condesa quedó fascinada con el plato, naciendo así el Carpaccio.

#MBbepresent

Deja un comentario