El Pequeño Sibarita

Aunque lo hagamos de manera inconsciente, en muchas ocasiones subestimamos el sentido del gusto de nuestros niños. En casa recurrimos a fórmulas alimenticias que encantan a la vista, pero a nivel nutricional dejan mucho que desear o viceversa; sacrificamos la vista y el sabor con tal de nutrir.

Recuerden que los padres son quienes controlan las líneas de abastecimiento, por lo que es importante proveer alimentos que ayuden al sano desarrollo. Es esencial, además, que eliminemos la costumbre del “plato limpio” y permitamos que nuestros hijos decidan su punto de saciedad.

Cuando coman fuera de casa, deje que su hijo pruebe platos nuevos, tal vez le sorprenda su deseo de experimentar. Recuerde que los niños replican las acciones de sus padres, por lo que las acciones que tome hoy en su alimentación, serán las mismas que sus hijos adopten cuando crezcan.

#MBbepresent

Deja un comentario