Arma tu propia cava de vino

  • Puedes construir un espacio, o instalarla en cualquier lugar fresco y con algo de humedad, oscuro y sin oscilaciones térmicas.
  • En un mueble o en una repisa especial coloca tu colección de vinos. Aunque no es necesario, puedes utilizar cajas o colocar botellas sobre botellas. Lo único indispensable es que se guarden acostadas para que el vino esté siempre en contacto con el corcho.
  • Puedes comenzar con 50 o 100 botellas, aunque la gracia está en la variedad. Para llegar a descubrir cuál es tu gusto personal, tienes que probar antes muchos sabores. Pedir siempre el mismo plato o el mismo vino.
  • Es recomendable abrir cada mes o cada dos meses una botella. Una cava básica debe tener al menos cuatro variedades de vino: Cabernet Sauvignon, Merlot, Sauvignon Blanc y Chardonnay. Sirven para todas las ocasiones y son del gusto de muchos.
  • La cava tiene que estar preparada para muchas situaciones especiales de tu vida. Por lo tanto, tiene que haber un champagne para celebrar y oporto para matizar ciertos sabores.
  • No debes olvidar algunos utensilios. El descorchador es básico, el corta gotas y un decantador, el cual acelera el proceso de oxigenación que es necesario para que el vino se muestre con propiedad.

Estos son sólo algunos consejos para organizar una pequeña cava, con el tiempo puedes adecuarla a tu gusto.

#MBbepresent

Deja un comentario