Sardinas enlatadas ¿caducadas o maduradas?

“Igual que los buenos vinos, las sardinas de calidad ganan con el tiempo. Esta es la razón de que en esta caja figure impresa la fecha de envasado (millésime) y la numeración de la lata. Aconsejamos voltear los envases cada seis meses para mejorar su afinado”.

Tal es el texto estampado en la cajita de cartón que envuelve la marca bretona Albert Ménès, “Sardinas Milesimadas 2010”.

Ciertas marcas francesas nombran el nombre del barco, el punto del océano y hasta el arte de pesca empleado, y recalcan que han sido envasadas a las pocas horas de su captura en plena temporada, cargadas de grasa, después de un vaciado manual minucioso de cada pieza.

Sin duda las sardinas enlatadas mejoran con el tiempo, siempre y cuando estén envasadas con aceite de oliva y se mantengan en un lugar con circulación de aire fresco.

¿Sabías que…? Vivyan Holland, segundo hijo de Oscar Wilde,  organizaba para sus amigos degustaciones de sardinas con más de 10 años.

 

En mi opinión, entre los 5 y los 10 años de maduración alcanzan su mejor momento, luego se estabilizan, e ignoro que sucede después.

Enjoy!

Deja un comentario