Restaurante Pablo el Erizo un “espejismo”, por mis mystery fooders.

Los dueños de un restaurante, deben de entender que si bien la comida es la parte principal, hacer sentir la “experiencia” a los clientes es algo mucho muy importante, desgraciadamente, esto es lo que le falta al restaurante Pablo el Erizo ubicado en la Condesa.

La comida en este lugar es “normal”, sabores nada del otro mundo, servicio lento (a pesar de la poca gente en el establecimiento) y con ambientación pobre, le falta ese sabor que hace regresar al cliente y convertirse en uno de los grandes en una zona muy competida. La tostada “Red Snapper” es de lo mejor que tiene este lugar, aunque nada sorprendente, mesas sin mantel, y camareros con poco entrenamiento, hacen que al asistir a este lugar, te quedes un poco decepcionado, el dorado con puré de chicharos es bueno, pero queda a deber, el atún en costra de pistache te deja simplemente satisfecho. Pablo el Erizo debe esforzarse un poco más en la comida y en crear una “experiencia” que al parecer es nula.

Deja un comentario