Origen y beneficios del tentempié

Según sus raíces, “tentempié” quiere decir “tenerse en pie” o “mantenerse de pie” y se trata de un refrigerio que auxilia a la persona a continuar con sus actividades cotidianas, ya sea como una dosis de energía extra o para mitigar el hambre.

En algunas zonas de Europa, el tentempié se comenzó a servir en ocasiones o eventos especiales a fin de abrir el apetito, sin embargo, su uso se extendió por todo el continente y algunos lo adoptaron como una actividad cotidiana, como la “hora del té” en Reino Unido.

Antes de que se profundizara en la importancia de este tiempo entre comidas, el tentempié consistía en platillos con preparación sencilla que podrían ir desde frutos secos, una tabla de quesos con embutidos, ensaladas y bocadillos. Generalmente acompañados de licor, vino o cerveza, bebidas con poco nivel de alcohol.

El tentempié, también conocido como colación, de acuerdo con especialistas del Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán, es recomendable hacer hasta dos de ellos, generalmente a media mañana y a media tarde.

Agregar estos tiempos a la dieta diaria no genera ningún impacto en el peso, por el contrario, es saludable y favorece el control de qué, cómo y cuánto se come diariamente de tal forma que se modere el consumo de alimentos.

La colación ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre, así como las concentraciones de colesterol. Investigaciones demostraron que permite que el cerebro de señales de saciedad, mejora el estado de ánimo y hay mayor rendimiento laboral.

Estos snacks, como también se les conoce, puede tratarse de un aperitivo que se puede servir hasta una hora antes de los alimentos para aminorar la ansiedad que puede provocar el hambre y abrir el apetito.

Deja un comentario