Oficios mexicanos, el alma de la ciudad

México vive en una constante evolución, sin embargo, continúa manteniendo ciertas características que le dan ese toque mágico, como ejemplo se encuentran los oficios tradicionales que aún siguen vigentes y son parte esencial del eclecticismo citadino.

Peluquero. Aunque se han tenido que adaptar a las nuevas tendencias, aún existen los establecimientos con grandes espejos y ventanas, de colores azul, blanco y rojo, donde el manejo de la navaja para afeitar es todo un arte.

Merenguero. Este peculiar vendedor se distingue por su habilidad en los juegos de azar como los volados o la rayuela. Se puede escuchar su característico grito en algunas colonias de la ciudad.

Bolero. Inconfundible por el estuche con sus instrumentos y la capacidad para platicar de cualquier tema con sus clientes. Este oficio sigue siendo esencial hoy en día.

Vendedor de juguetes. En algunas calles aún encontrarás señores que pasean con sus muñecos, trompos, títeres, cochecitos, su gran característica es que la mayoría son hechos de madera e infinidad de colores.

Cuetero. Aunque se consideran peligrosos, su trabajo es imprescindible en las fiestas patronales y nacionales. Una gran parte del folklor mexicano.

Organillero. Uno de los más representativos y queridos de la ciudad. Aunque están en peligro de extinción por el desinterés de las nuevas generaciones, todavía puede verse por muchos barrios interpretando las canciones populares más conocidas.

Piñateros. Su trabajo se puede encontrar durante todo el año en mercados, sin embargo, en la temporada navideña es común ver las calles adornadas con las coloridas piñatas en forma de estrellas.

El cartero. Uno de los oficios vitales en cualquier país, gracias a ellos se mantuvo el vínculo familiar por mucho tiempo.

Carpintero. Aún quedan algunas zonas en la ciudad donde se pueden ver casas especialmente dedicadas a este oficio. Puedes encontrar desde un banco hasta una recámara completa con excelentes materiales.

Afilador. Con su bicicleta y su silbido característico, continúa apareciendo en toda la ciudad al servicio de cocineros, carniceros y amas de casa.

Zapatero. Actualmente ya son pocos los peculiares talleres dedicados a esta actividad y todavía conservan su característico estilo al trabajar.

Dulcero. En la zona sur de la ciudad hoy en día existen casas dedicadas a elaborar dulces típicos como las frutas cristalizadas.

#MBbepresent

Deja un comentario