In Blog, Tips MB

Mejora tu memoria, ¡comiendo!

543739_10151726094440434_346216220433_24501734_936526588_n

El cerebro es el órgano principal del cuerpo humano, por lo cual lo tenemos que cuidar para garantizar su buen funcionamiento durante toda la vida. Cada vez que comemos algo, nuestro sentido del gusto activa las neuronas de nuestro cerebro y estas nos ayudan a recordar los diferentes sabores que estamos probando en ese momento; debes aprender a utilizar tu sentido del gusto. Este sentido está también muy relacionado con la memoria, pero generalmente lo relegamos a un segundo término.

Cuando comemos, debido a las prisas por querer realizar otras actividades, nos olvidamos de disfrutar lo que entra en nuestra boca y generalmente terminamos nuestro platillo pensando “me supo bien” o “me desagradó”, pero sin realmente darnos cuenta de por qué fue así. Aprovecha la hora de la comida para ejercitar tu memoria. Trata de identificar los diferentes ingredientes de una rica sopa. No te enfoques en lo que es obvio o visible, sino en lo que no ves como, por ejemplo, ¿tiene sabor a cebolla, perejil, pimienta, jitomate, orégano?, ¿Sabías que existen platillos que contienen más de 100 ingredientes? El mole poblano contenía en sus inicios más de 100 ingredientes, aunque a la fecha estos se han reducido a 40. Para afinar este sentido también puedes ir probando las especias que tengas en casa, el postre también puede ser una buena oportunidad para afinar tu sentido del gusto. Los postres también incluyen especias como canela, clavo, nuez moscada, anís, cardamomo, azafrán o vainilla entre otros, ¿Puedes identificarlos? Con estos “juegos” puedes ejercitar tu cerebro y tener una buena memoria.

#MBbepresent

Share Tweet Pin It +1

Marco Beteta

Mexicano, entrepreneur, artista plástico y sibarita. Su vida gira en torno al buen vivir, la gastronomía, el arte, los viajes y la cultura; explorando nuevas tendencias y experiencias en restaurantes, hoteles, spas y destinos, para recomendar y compartir con todos sus fans, followers y lectores.

Previous PostAntojitos Mexicanos: Los Tamales.
Next PostLa personalidad del restaurante

No Comments

Leave a Reply