Los mariscos en la cocina.

Los mariscos son uno de los alimentos más nutritivos, exquisitos que nos ofrece la naturaleza. Gracias a su versatilidad podemos decir que en cada plato del mundo esta presente algún producto del mar y con esto realizar los más increíbles y exquisitos platos. Aunque el único inconveniente es el rápido deterioro del mismo.

Un buen marisco se debe de comer fresco por lo que es importante escoger el adecuado:

Compre el pescado que demuestre de que haya sido bien almacenado.

El pescado debe tener un olor fresco y suave, por el contrario un pescado ya “pasado” olerá agrio o a amoniaco.

Fíjese que los ojos del pescado estén transparentes y que sobresalga un poco (no demasiado). Eviten comprar mariscos que no estén completos, ya que pudieron ser maltratados en su almacenaje.

Si lo que compra es filetes, la carne debe estar reluciente y firme, al igual que en los pescados enteros, cuyas agallas deben estar rojas y brillantes (sin babas).

Prefiera comprar el pescado entero, pues además de ser un ahorro económico, le sirve para varias preparaciones culinarias, porque además de obtener los filetes puede utilizar la cabeza y los huesos para preparar caldos o sopas.

#MBenjoy

Deja un comentario