Glutamato Monosódico

 

Existen cuatro sabores o gustos: salado, dulce, ácido y amargo. Sin embargo, un profesor japonés de nombre Kikunae Ikeda, dedicó varios años al estudio de los alimentos y sus sabores. En 1908 observó que a partir de un concentrado de alga kombu, se podía obtener un polvo que tenía un gusto distinto a los demás, decidió llamarlo umami.  Químicamente recibe el nombre de glutamato monosódico, es fácil de cristalizar y no tiene sabor metálico como algunos otros glutamatos.

Finalmente en 1909 se patentó el descubrimiento y los hermanos Suzuki iniciaron su producción bajo el nombre de Aji-no-moto (“la esencia del sabor” en japonés). Posteriormente la industria alimenticia comenzó a utilizarla, recibió como un alimento seguro.

A nivel culinario se utiliza en la cocina oriental y ha llegado a tomar partido en algunas cocinas occidentales, sus propiedades lo hacen un potenciador de sabor, distinto a una sal y a un sazonador.

En los últimos años, estudios demostraron que su uso excesivo puede llegar a ser dañino, provocando migraña, dolor estomacal y ansiedad por continuar comiendo, característica de los alimentos industrializados y snacks.

Dañino o no, lo único recomendado hoy en día es minimizar o evitar la ingesta de productos industrializados; si se utiliza el glutamato en la cocina, hacerlo con moderación.

#MBbepresent

Deja un comentario