El chocolate y la segunda guerra mundial

Durante la segunda guerra mundial, el chocolate fue considerado un alimento de primera necesidad, se le denominó “RaciónD”.

La primera ración de barra de chocolate de emergencia encargada por las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, fue producto de Hershey´s Company.

La barra tenía especificaciones especiales, las cuales ayudarían a mejorar el rendimiento de los soldados durante la segunda guerra mundial. Estos requerimientos fueron:

  1. Pesar 4 onzas;
  2. Tener un alto valor energético;
  3. Ser capaz de soportar altas temperaturas;
  4. Saber “un poco mejor que papas hervidas”.

Se cree que el sabor de las barras de chocolate para los soldados fue adulterado, ya que se creía que si el chocolate sabía bien, las tropas se lo comerían habitualmente en lugar de reservarlo como comida de emergencia.

El jefe de químicos, se vio obligado a desarrollar métodos de producción enteramente nuevos para producir las barras. El equipo de producción del chocolate había sido construido para mover una mezcla fluida de chocolate y harina en moldes prefabricados pero, sin embargo, la fórmula de chocolate resistente al calor era una pasta pegajosa que no funcionaba a ninguna temperatura.

Para poder producir las barras, cada porción de cuatro onzas tenía que ser amasada, pesada y presionada a mano dentro de un molde, de forma completamente artesanal. El resultado final era un bloque duro de chocolate color café oscuro que sólo se podía partir con algo de esfuerzo.

El paquete de tres barras de chocolate de cuatro onzas de peso se suministraría al soldado de combate para que pudiese aportarle las 1,800 calorías de sustento mínimo recomendado al día. Por otra parte, y además del sabor poco atractivo de la Ration D, se incluyó en su composición un supresor del apetito, para evitar que los soldados murieran de hambre.

Deja un comentario