A la hora de elegir un vino, ¿eres de los que evaden la responsabilidad?

En muchas ocasiones por querer lucirnos con los amigos o la pareja elegimos el vino equivocado para acompañar nuestro menú. Eliges, por ejemplo, un vino demasiado moderno, que ni siquiera lo puedes pronunciar; o uno demasiado conocido, con lo que todos quedan algo decepcionados; o un tinto potente, cuando han escogido mariscos para comer.

Si no conoces sobre vinos, es preferible no tratar de adivinar el gusto de los demás comensales, por lo que es mejor acudir con el sommelier para que te haga la mejor recomendación.

Recuerda que el mundo culinario y de los vinos es muy vasto, por lo que empatar estos dos elementos es complejo. A menos que seas un conocedor consumado de vinos, es mejor pedir ayuda a un profesional.

Y tú, ¿eres de los que piden ayuda o se aventuran a elegir el vino?

#MBenjoy

Deja un comentario