Refrescos, un profundo riesgo para la salud

Refrescos, un profundo riesgo para la salud

By Ana Paula Carral

Sorprendentemente, a partir del 2005, el pan blanco fue sustituido por los refrescos como la principal fuente de calorías en la alimentación.

¿Qué pasa en tu cuerpo cuando tomas refresco?

Los refrescos están en la lista de los cinco peores alimentos que podrías consumir.

Un vaso de 20 onzas de refresco de cola contiene el equivalente a 16 cucharaditas de azúcar en forma de jarabe de maíz de alta fructosa (HFCS, por sus siglas en inglés). Esto es casi tres veces el consumo máximo de azúcar diaria recomendada por la Asociación Americana del Corazón.

El HFCS típicamente contiene una mezcla de 45 por ciento de glucosa y 55 por ciento de fructosa (aunque gracias a investigaciones recientes han encontrado que en realidad contiene hasta un 65%).

Una vez consumido, el páncreas rápidamente comienza a crear insulina en respuesta al azúcar. El aumento de azúcar en la sangre es bastante rápido.

Esto es lo que pasa en tu cuerpo cuando tomas el refresco:

  • 20 min: los picos de azúcar en la sangre y el hígado responden a la explosión de insulina que convierte grandes cantidades de azúcar en grasa.
  • 40 min: la absorción de cafeína se completa; las pupilas se dilatan, la presión arterial se eleva y el hígado vierte más azúcar en el torrente sanguíneo.
  • 45 min: el cuerpo aumenta la producción de dopamina, la cual estimula los centros de placer del cerebro.
  • 60 min: comienzas a tener un choque de azúcar en la sangre y regresas posiblemente a querer comer otro alimento con azúcar o bebida dulce.

Los niveles de insulina crónicamente elevados y la resistencia a la insulina son un factor fundamental de la mayoría de las enfermedades crónicas, desde la diabetes hasta cáncer.

La fructosa se convierte en grasa.

La fructosa se procesa en el hígado y a diferencia de otros azúcares, la mayor parte se transporta para almacenarse como grasa. Esta es la razón por la que la fructosa es la principal causa de la obesidad, mucho más que otras formas de azúcares. Es más, esta estimado que el beber dos botellas de refresco al día podría hacer que suba 500 grs de grasa por semana.

Aparte de subir de peso, el consumir fructosa eleva los niveles de triglicéridos en un 32 por ciento en los hombres.

La intensa investigación en los últimos 40 años ha confirmado que los niveles elevados de triglicéridos en la sangre, conocidos como hipertrigliceridemia, te pone en mayor riesgo de enfermedades cardíacas.

La fructosa no sólo conduce a la resistencia a la insulina, sino que también disminuye la señalización de la leptina en el sistema nervioso central. La leptina es responsable de controlar el apetito y el almacenamiento de grasa, así como de indicarle a tu hígado qué hacer con tu glucosa almacenada.

¿Qué más encontramos en los refrescos?

  • Los investigadores han encontrado niveles de benceno de hasta 79 ppb en algunos refrescos.
  • Ácido fosfórico, que podría interferir con la capacidad del cuerpo para utilizar el calcio, lo que lleva a la osteoporosis o ablandamiento de los dientes y los huesos
  • Aspartame, este producto químico es utilizado como sustituto de azúcar en refrescos de dieta. Hay más de 92 diferentes efectos secundarios de salud asociados con el consumo de aspartame, incluyendo tumores cerebrales, malformaciones congénitas, diabetes, trastornos emocionales y epilepsia/convulsiones.
  • Sulfitos; las personas que son sensibles a esta sustancia podrían experimentar dolores de cabeza, problemas respiratorios y erupciones.
  • Benzoato de sodio; un conservante común que se encuentra en muchas bebidas suaves que podría causar daños en el ADN. Esto podría conducir a enfermedades como la cirrosis hepática y el Parkinson.
  • Colorantes artificiales, incluyendo colorante de caramelo, que recientemente fue identificado como cancerígeno.
  • Entre 30 y 55 mg de cafeína que podrían causar nerviosismo, insomnio, presión arterial alta, latidos cardíacos irregulares, niveles elevados de colesterol en la sangre, disminución de vitaminas y minerales, bolitas en los senos, defectos de nacimiento y tal vez algunas formas de cáncer.

Efectos sobre tu salud

Después de ver la lista anterior, no me extraña que varios estudios sobre el consumo de refrescos estén relacionados con la obesidad y problemas de salud. Un estudio publicado en la revista médica británica The Lancet encontró que los niños de 12 años de edad que regularmente bebían refrescos eran más propensos a tener sobrepeso que aquellos que no lo hicieron.

Los refrescos claramente elevan los niveles de insulina, los cuales son la base de la mayoría de las enfermedades crónicas.

El tomar tan solo un refresco al día, no solo aumenta el riesgo de diabetes en un 85 por ciento, también aumenta el riesgo de:

  • Enfermedades cardíacas
  • Cáncer
  • Artritis
  • Osteoporosis
  • Gota
  • Enfermedad del hígado graso no alcohólico (HGNA)

Piensa dos veces antes de consumir refrescos.

Deja un comentario