La contaminación del pescado

La contaminación del pescado

By Ana Paula Carral

El pescado siempre ha sido la mejor fuente de grasas omega-3 de origen animal EPA y DHA, pero ya que los niveles de contaminación han aumentado, hay que escoger muy bien qué tipos de mariscos decidimos consumir. Si no tenemos cuidado, los efectos tóxicos de los contaminantes del pescado sobrepasarán los beneficios de las grasas omega-3.

LOS PESCADOS DE CRIADERO NO SON BUENA OPCION

La cuacultura o criaderos industriales, es la forma más rápida de producción de alimentos del mundo. Alrededor de la mitad de los mariscos mundiales provienen de criaderos y se espera que esto aumente; podría parecer una buena idea para ayudar a proteger a las poblaciones silvestres de la sobrepesca, sin embargo, en realidad la industria está plagada de muchos de los problemas que rodean a las Operaciones Concentradas de Alimentación de Animales (CAFO) como la contaminación, enfermedades y una calidad nutricional inferior.
Muchos de los pescados de piscifactoría son alimentados con maíz y soya transgénicos (MG), lo que es completamente ajeno a la alimentación de la vida marina. Otros son alimentados con comida para peces, que se sabe que acumula químicos industriales como PCB y dioxinas.
Los antibióticos, pesticidas y otros químicos concentrados también son comúnmente utilizados para combatir las enfermedades y los parásitos típicos de los criaderos de peces.

EL PESCADO DE CRIADERO CONTIENE MENOS OMEGAS 3 Y MAS OMEGAS 6

Los peces silvestres como el salmón, son ricos en omega-3, pero tristemente los niveles de estas grasas se ven reducidas en un 50 por ciento en el salmón de criadero en comparación con el salvaje debido al alimento a base de granos. Además de esto el salmón de criadero tiene mucha más grasa omega-6, casi cinco veces más, y ya de por si consumimos de 10 a 20 veces más omega-6 de lo que necesitamos.
Un estudio publicado en el Journal of the American Dietetic Association dice:
“Esta información en conjunto revela que los marcados cambios de la industria pesquera en la década pasada han producido pescados, consumidos extensamente, que contienen características de ácidos grasos, las cuales son inflamatorias, según la comunidad de salud.”

EL PESCADO DE CRIADERO TAMBIÉN ESTÁ CONTAMINADO

El salmón de criadero también contiene más contaminantes endémicos y bioacumulativos.
En la evaluación mundial del salmón de criadero, publicada en la edición de enero del 2004 de Science, se encontraron 13 contaminantes orgánicos endémicos; entre los más peligrosos son los PCB (cáncer, problemas reproductivos y otros). La concentración de PCB en el salmón fue ocho veces más alta que la del salmón salvaje.
Algunos tipos de mariscos de criadero, como el bagre importado de China y el camarón de China, India, Malasia, México, Vietnam, Bangladesh e Indonesia, están en la lista de observados de la FDA por contener residuos de medicamentos ilegales como antibióticos y compuestos funigicidas.

HAY QUE TENER CUIDADO CON EL ATÚN ENLATADO Y EL SUSHI

El tamaño del pescado importa ya que mientras más grande es el pescado, ha vivido más tiempo, lo que indica que lleva más tiempo acumulando toxinas como el mercurio en el océano. Un estudio del US Geological Survey encontró que TODO el atún examinado contiene cantidades bastante altas de mercurio.
En un estudio separado, la examinación toxicológica reveló que el atún vendido en los restaurantes contenía cantidades MAYORES de mercurio que aquel vendido en las tiendas, esto se debe a que los restaurantes tienden a preferir cierto tipo de atún, como el akami, el de aleta azul y de ojo grande, los cuales contienen niveles significativamente más altos de mercurio que el atún toro y el de aleta amarilla.
El atún albacora en lata contiene cerca de tres veces más mercurio que el trozo de atún claro (0.353 ppm en comparación con 0.118 ppm).
En un examen realizado por el Mercury Policy Project se encontró que las muestras del atún albacora enlatado excedía los 0.5 ppm.
La tasa de contaminación de mercurio en el atún y otros peces del Pacífico incrementó 30 por ciento entre el 1990 y el 2009.

¿ENTONCES QUE PESCADO PODEMOS CONSUMIR?

Entre los más seguros están el salmón silvestre de Alaska y el salmón rojo, ya que el ciclo de vida del salmón rojo es corto (3 años), el riesgo de que tenga grandes cantidades de mercurio y de otras toxinas es reducido. El salmón enlatado etiquetado como “salmón de Alaska” también es una buena opción y es menos costosa que los filetes.

Otro punto a considerar es que mientras más abajo en la cadena alimenticia esté el pescado, menos contaminación acumulada tendrá, como las anchoas, arenques y sardinas (ricas en omegas 3, Vitamina B12, selenio, colina y más).

Al final, les recomiendo que busquen las variedades que tengan certificación del Marine Stewardship Council (MSC). Esta certificación asegura que cada componente del proceso de manufactura, desde cómo se extraen los materiales crudos hasta cómo se fabrica el producto, haya sido monitoreado por el MSC y ha sido auditada independientemente para asegurar que cumpla con los estándares de sustentabilidad.
El Seafood Watch tiene una base de datos en la puedes buscar opciones de este tipo de mariscos, e incluso tienen un app de Mariscos Sustentables para smartphone.

Otras etiquetas que indican los productos más sustentables son:

  • Whole Foods Market Responsibly Farmed.
  • Certificación de terceros Fishwise: su etiqueta identifica cómo se pescó, de dónde viene y si es sustentable (o está en peligro de extinción).
  • Seafood Safe: Su etiqueta involucra examinaciones independientes en busca de contaminantes como mercurio o PCB y recomendaciones para su consumo, con base en los resultados.

ContaminaciónPescado2

Deja un comentario